7 sept. 2015

Reseña: Herejía

La verdad es que el único motivo por el que me he leído este libro es por el autor, y probablemente si me hubiera leído la contraportada ni lo hubiera comprado; pero una vez que ya estaba en mi estantería, y al segundo intento, conseguí leérmelo. También hay que decir que es tan barato que no me dolió.

Por favor, si no os gustan los libros de la Edad Media y pensáis que sobre la época más negra de la historia de este país no se deberían escribir más libros, que ya han contado todas las historias posibles, no os leáis este libro. Si os gustan todas esas chorradas del honor, la valentía y esas cosas medievales, entonces leedlo.

                                                                                                                                                                                                                                                                  




TÍTULO ORIGINAL: Herejía
AUTOR: David Lozano
SAGA: No
EDITORIAL: Ediciones SM
GÉNERO: Juvenil, medieval
ISBN:  9788467563498
Nº PÁGINAS: 304
PRECIO: 8,41


  






SINOPSIS:

Participar en un complot no entraba en sus planes. Poner en peligro su integridad, su dignidad e incluso su propia vida, tampoco. A Luis no le quedará otra salida si quiere salvar a su padre de una muerte tan segura como horrorosa. Pero estamos en Zaragoza, corre el año 1493 y solo la inquisición decide quién vive y quién muere.






   En la introducción he soltado toda la bilis sobre el género del libro en general, pero aquí intentaré escribir sobre este libro en concreto. Y no puedo ser muy duro porque David Lozano me atrapó en los otros dos libros suyos que me he leído.

   Herejía nos cuenta la historia del joven Luis de Ortuña mientras va pasando todo lo que se espera. La historia comienza con la llegada de Luis a la casa de su padre, Pedro de Ortuña (noble) que le mandó de niño a Italia con su hermano; pero ahora, con 16 años decide volver a casa de papá en el peor momento posible porque Pedro estaba a punto de ser detenido por la Inquisición. Así, el pequeño de los Ortuña se ve obligado a huir con el criado de su padre, Martín, y a depender de la bondad de los amigos de su padre.

   Para intentar rescatar a su padre, Luis se ve obligado a entrar a la familia de la Inquisición con todas las consecuencias que ello trae. Mientras, pues pasa lo que le faltaba al libro, un romance imposible. El atractivo Luis se enamora de Ana de Saviñán, la sobrina del jefazo de la Inquisición por lo que es una relación un poquico difícil. En ocasiones, estas escenas entre los enamorados son muy forzadas y pesadas, ya que suelen ser siempre lo mismo.

  Lo mejor que tiene el libro (y la razón por la que lo acabé) es el gran número de cambios de perspectiva. Lo que quiero decir es que se nos muestra la historia desde el punto de vista de diferentes personajes, hay muchos cambios de escena e incluso en ocasiones podemos ver los sucesos desde la perspectiva de los buenos y de los malos. Tanto cambio de escena favorece a la lectura y hace que no nos cansemos de los personajes, que sería lo normal debido a su poca profundidad.

   También hay que destacar la labor de documentación para recrear el ambiente y los sentimientos de la Zaragoza de 1493, especialmente de los instrumentos de tortura.







Para ser un libro de este estilo y para ser tan previsible, aún me parece que le he puesto mucha nota. Se me hizo largo por momentos, pero aun así, me mantuvo con la intriga suficiente para acabarlo. Lo recomiendo si os gusta la literatura de la Edad Media pero si no, no. No creo que lo vuelva a leer.

  Y por último, tengo que decir que admiro la valentía de Lozano para unir la Edad Media con un libro para jóvenes, sabiendo que no es el tema que más nos gusta.



                                 
NOTA 2,5/5

No hay comentarios:

Publicar un comentario