26 ago. 2015

Día mogollón: había que hacer algo para animar esto

¡Hola, youtube! Digo, Blogger.

Aquí Ana al teclado, después de una eternidad sin escribir. Como a lo mejor os habéis dado cuenta, nos está costando un poco volver a escribir en el blog ¡ah, perseverancia, gran enemiga del ser humano! Pero no pasa nada porque ya tenemos algunas cosillas preparadas por ahí… ¡Con más reseñas y la mitad de grasa! Una oferta inigualable, sin duda.


Pero en fin, dejémonos de grandes promociones y vayamos a la razón por la que estoy escribiendo está entrada. Ejem ejem, sí sí, tengo claro lo que decir a continuación.

La semana pasada, los miembros de Las Ventajas de Ser un Libro nunca sé si ponerlo todo con mayúsculas o sólo la primera  por fin nos decidimos a hacer algo que teníamos muchas ganas de llevar a cabo: ¡compartir libros! Cada uno de nosotros compartiría un libro con otro miembro del blog (con las intenciones ocultas de demostrar que el género preferido de cada cual es mejor que el de los demás. Algunos lo llaman "compartir opiniones"). Y por supuesto, lo hicimos , realizando un sorteo… que se repetiría unas cuantas veces porque sólo somos tres, y siempre había alguien que encontraba su nombre escrito en el papelito al abrirlo. Cosas del azar, que disfruta viéndonos arrugar y alisar papeles una y otra vez.

Podréis ver las reseñas más adelante en el blog, pero vamos a haceros unos PEQUEÑOS SPOILERS los spoilers nunca son pequeños sobre los libros que prestamos y las razones por las que lo hicimos.

Sir Lock me dio Agencia Lockwood: los visitantes, de Jonathan Stroud. También intentó que Quique leyese Haruhi, pero la cosa no fue bien. Básicamente, le dijo que no. (*dato irrelevante: ya me lo he leído y por lo tanto he ganado el concurso imaginario en el que solo participó yo de ver quién se lee ante la recomendación. Ahora, hacer la reseña… eso es otro cantar.)

¡Hola, aquí Marcos interrumpiendo el artículo! La verdad es que dudé hasta el último instante qué libro darte, Ana. Tenía que ser uno del que no hubiera hecho reseña y además, que supiese que te podía interesar. Al final me decanté por Lockwood, un libro que me encantó en su día, del genial Jonathan Stroud, autor de la triología de Bartimeo. A Quique le insté a leerse La Melancolía de Haruhi Suzumiya, uno de mis libros preferidos, porque sabía que no se iba a fijar de propio en una lectura tan poco común. ¡Que sepáis que acabó aceptando!

Quique, por otra parte, tuvo la gran suerte de recomendarle "El silencio de los inocentes", de Thomas Harris. Os pasamos con él.
Y todos sabemos que querían
 recomendarse mutuamente
 en su eterna guerra
realismo vs fantasía.


Por lo que se ve, me toca escribir por aquí. Bueno, pues yo también dudé mucho el libro que le haría leer a mi amigo Marcos  porque no tengo muchas oportunidades para torturarle . Al final opté por El silencio de los inocentes, aunque todos lo conoceréis por el nombre de El silencio de los corderos. Son varios los motivos: uno de ellos oculto primero, porque quería que Marcos leyera algo que no iba a leer por sí mismo; segundo, porque tiene que leer a uno de los mejores personajes literarios como es el gran Hannibal Lecter; y por último (y no menos importante) porque creo que le va a gustar y espero que se anime con más libros de psicópatas. Me gustan los psicópatas. Pero solo en libros.


Para terminar, yo recomendé a Quique Percy Jackson, de Rick Riordan, por varias razones. Primero porque creo que le va a gustar y eso siempre es bueno. Para seguir, porque es una saga que a mí me gusta y cuanta más gente la lea, mejor LÉETE RAPIDO LA PRIMERA SAGA Y PASA A LA SEGUNDA, TODO MEJORA CUANDO SALE LEO VALDEZ .   Y por último, pero no por ello menos importante, porque es fantasía y la lista de "cosas-leídas-por-Quique" la necesita.

Con esto concluyo la entrada. ¡Gracias por leernos, y hasta luego, Youtube!

Quiero decir, Blogger.

Por qué tacho tantas veces. I will never know. Y cómo me salto todas las formalidades. Much chaotic.

No hay comentarios:

Publicar un comentario